Jone y Gari

Jone destrozo el tocadiscos, en un
ataque de ira imprevisto. ¡Entró en
shock!
Mas tarde, le lanzó utensilios, ¡qué
puntería! Nunca la había visto…
¡Dos de dos…!
Luego, cogió la puerta y se largó.
Nadie encontró jamás la salida al
laberinto del amor.
Ya se les pasará.
Gari se destrozó el menisco, saliendo
huyendo de todo aquel cristo, ¡yo vi el
show…!
Él, que se creía el ministro… (a veces
tonto y a veces muy listo)… ¡del amor!
Ella, cogió la puerta y se largó.
Nadie encontró jamás, la salida al
laberinto del amor…
Ya se les pasará mañana… mañana,
mañana.