Canguros

Entre cuchillas, jeringuillas y cristales rotos, te ví dándoles besos a mis fotos… Y yo te sueño entre canguros australianos, unos duermen a tus pies, otros comen de tu mano.
¡Te dije que me largaría! Si no arreglabas lo de tus medicinas… ¡Te dije que me largaría! Y tú me dijiste que no te dolería… ¡Que no te dolería…! ¡Que no te dolería…! ¡Que no te dolería…! ¡Que no te dolería…! Visité psiquiatras de todos los colores, hice de tripas corazón y planté flores. Las vueltas de la vida hicieron que me retorciera, y a mí sí me dolió y lloré al doblar la esquina… ¡Que no te dolería…! ¡Que no te dolería…! ¡Que no te dolería…! ¡Que no te dolería…!